La ruta de los pueblos blancos de Jerez

Jerez de la Frontera es una ciudad de la provincia de Cádiz con mucho que ofrecer al turista. La ruta de los pueblos blancos es una de las excursiones más atractivas que se ha conocido hasta el momento. Si bien es cierto que de entrada pertence al municipio, lo interesante es conocer cuáles son los que están desde la capital por los alrededores de ésta.

Salir desde Jerez hasta los diferentes pueblos de Cádiz que hay que visitar es una de las mejores opciones. Desde aquí puedes disfrutar de unas vistas únicas y de buena cantidad de ofertas gastronómicas. ¿Sabes exactamente cuáles son los que puedes ver?

¿Qué pueblos blancos de Cádiz son los mejores?

El Bosque

La entrada en El Bosque es algo completamente necesario. Desde el interior de la sierra de Albarracín hay una colección de casas blancas que surje de entre la vegetación que sale del valle. Merece la pena perderse por las calles e ir explorando toda su belleza.

Grazalema

La primera parada real de estos pueblos se da en Grazalema. Todo el mundo recomienda ir hasta el Puerto de Boyar que, gracias a los 1.103 metros de altura que tiene podremos disfrutar de unas vistas globales únicas. Algo que sin duda siempre nos apetece y nos dará ganas de descubrir algo más el pueblo en sí.

Benaocaz

Sin ser uno de los más conocidos, Benaocaz cuenta con un encanto interesante. Sus calles son muy realistas y nos dejan una sensación muy buena cuando paseamos por ellas. Es un espacio tranquilo en el que podremos tomar algo sin demasiada presión y gozar de la gastronomía del lugar. ¡Ideal para hacer una parada de más de una hora!

Ubrique

El pueblo de Ubrique es uno de los más famosos que hay en Cádiz. Desde hace años muchos turistas vienen hasta aquí por lo que se ha hablado de él. Su casco antiguo es de origen medieval y ello ha provocado mucho interés. Las plazas y sus calles invitan a que podamos hacer largos paseos con nuestra pareja o en soledad. ¡Ideal para personas románticas!

Los pueblos blancos de Cádiz son una gozada. Hay muchas otras opciones pero ésta es una de las más llevadera cuando salimos desde Jerez de la Frontera. Si siempre has querido disfrutar de un ambiente rural y alejarte de todo lo que te presenta el carácter urbano, esta experiencia es digna de vivir. ¿Nos cuentas después cómo te fue?